viernes, 5 de abril de 2013

Discriminación en el trabajo por discapacidad en pleno siglo XXI

Os copio este escrito que pienso hacer llegar a todos los medios de comunicación, y a aquellos que crean verdaderamente en la integración de los ciegos en la sociedad y quieran leerlo. Os pediría encarecidamente que me ayudarais a difundirlo, porque no se puede permitir que cosas así continúen ocurriendo.
Queridos amigos,
Me llamo Carmen Massanet, he estudiado la carrera de Periodismo y estoy trabajando en la agencia de noticias Servimedia con una beca de prácticas.
Soy ciega total, pero eso no me impide desarrollar mi trabajo con normalidad. Todos sabemos que eso no es ningún impedimento para trabajar. Todos, excepto los directivos de Random, conocida empresa de investigación y estudios de opinión y de mercado. El pasado miércoles, 3 de abril, realicé una entrevista laboral con ellos, puesto que está a punto de terminar mi período de prácticas en Servimedia y estoy buscando otro trabajo. El puesto al que me presentaba era de encuestadora telefónica. Nada impide que desempeñe este puesto, pues está constatado que hay un número importante de telefonistas ciegos que están totalmente integrados en su empresa y desempeñan su función de forma normal. Aparentemente, la entrevista fue bien, y la persona encargada del proceso, Celia Pérez, se mostró muy abierta y no puso ningún inconveniente a mi discapacidad. Realicé el curso de formación correspondiente con normalidad y también las prácticas pertinentes con el resto de mis compañeros.
Todo apuntaba a que podría incorporarme con normalidad a mi puesto. La ONCE contactó con la jefa del departamento, con la intención de coordinarse con la empresa para que alguien se trasladara a las oficinas y valorara la accesibilidad de las plataformas que se utilizan y adaptarme el puesto de trabajo. Pero ni eso se les ha permitido. De hecho, dos días después de la entrevista me ha llamado la antes amabilísima Celia Pérez (ahora ya no tan amable), para comunicarme que el puesto de trabajo no se podía adaptar, sin que se hubiera presentado allí nadie de la ONCE. O sea, no tenemos la absoluta certeza de que realmente no haya ninguna posibilidad de hacerlo. Simplemente no puede adaptarse porque lo dicen desde arriba. Desde un principio, la que se supone que es la jefa del departamento ha puesto todo tipo de impedimentos para que tan siquiera la ONCE pudiera ir a valorar la accesibilidad de las herramientas de trabajo. Ha puesto en duda la capacidad de una persona ciega total de desempeñar un puesto de encuestadora telefónica. Y además, me han presentado excusas tan banales como que hay muchas escaleras y demás tonterías que, claramente, denotan una serie de prejuicios y una clara discriminación a una persona por tener una discapacidad. Y cuando le he pedido a Celia que me pasara con la jefa del departamento para que me dijera personalmente los motivos por los cuales no se permitía la adaptación del puesto, me ha impedido hablar con ella y me ha dicho, textualmente, “de hablar contigo me encargo yo”, sin darme una sola oportunidad de dirigirme a la responsable del departamento.
Con este escrito, quiero denunciar la discriminación en toda regla por parte de Random a una persona ciega, al impedirle desarrollar una carrera profesional al igual que el resto de sus compañeros por el hecho de no ver. Y más indignante aún me parece esta actitud cuando se trata de alguien que se presenta en su página web como una empresa comprometida con el empleo y con la sociedad, y que dice poseer programa de intermediación laboral (podéis descargar la presentación completa en pdf aquí: http://www.random-eoms.com/empresa.html)
También me parece indignante que, en pleno siglo XXI, se sigan dando estos casos. Soy consciente de que no es el primero, y que tampoco será el último. La sociedad tiene que cambiar, tiene que aprender que los tiempos han cambiado y que el ciego que sólo tenía la posibilidad de pedir por la calle o de vender el cupón para ganarse la vida ya no existe. Ahora tenemos un mundo de posibilidades y podemos abrirnos muchas puertas... pero la sociedad nos tiene que dejar hacerlo.
Con esta acción, pretendo que la empresa se dé por enterada de que no me voy a quedar de brazos cruzados porque me hayan dicho que no puedo desempeñar este puesto. Voy a tomar las medidas que crea necesarias en todo momento y voy a luchar por él hasta el final. Cuando sepamos a ciencia cierta que las adaptaciones que utilizo no son compatibles, sabré que no se puede solucionar, pero nadie podrá decir que no lo he intentado.
Todo esto ya no lo hago sólo por mí, sino también por la cantidad de compañeros ciegos que se ven día sí día también en una situación de este tipo.

lunes, 22 de octubre de 2012

Creación de la primera aplicación móvil para denunciar discriminaciones por discapacidad

Hoy comparto esta interesante nota de prensa procedente del CERMI (Comité Español de Representantes de Personas con discapacidad). Sin duda, un gran avance en mi opinión.

EL CERMI CREA LA PRIMERA APLICACIÓN PARA DISPOSITIVOS MÓVILES SOBRE  DENUNCIA DE VIOLACIONES DE DERECHOS DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) ha creado la primera aplicación para dispositivos móviles inteligentes dedicada
a la denuncia de vulneraciones y violaciones de los derechos de las personas con discapacidad.

Con la puesta en marcha de esta aplicación, el CERMI pretende ofrecer una herramienta más, en este caso en el campo de las tecnologías de la información
y la comunicación, para la defensa activa de los derechos y la inclusión que pueda ser utilizada de un modo sencillo, pronto y efectivo por parte de las
personas con discapacidad y sus familias.

Sin precedentes en el mundo de la discapacidad, esta aplicación, plenamente accesible y  usable para las personas con discapacidad, se encuentra disponible
tanto para entornos Android como para Apple -dispositivos iPhone y iPad-, lo que asegura su alcance generalizado por todo tipo de usuarios.

La aplicación ha sido desarrollada bajo la dirección del CERMI por la empresa Technosite,  de la Fundación ONCE, especializada en proporcionar soluciones
tecnológicas accesibles e inclusivas.

La aplicación se puede descargar gratuitamente desde el canal "¿Ha sufrido discriminación por discapacidad?" de la página corporativa del CERMI (www.cermi.es).

martes, 16 de octubre de 2012

Salvemos la vida de Eduardo



Siempre he dicho que historias como ésta tendrán sitio asegurado en mi blog. La de Eduardo no será diferente.

Eduardo padece una enfermedad muy grave. No sabe si podrá salvarse o no. Los ahorros de toda su vida se encuentran congelados en el BBVA, por haber comprado, sin él saberlo, participaciones preferentes en importantes empresas. Hoy, sólo pide una cosa: que sle devuelvan su dinero, bien para poder costearse el caro tratamiento al que debe someterse o, si no se puede salvar, para morir tranquilo dejando sus ahorros a su familia.

Por este motivo, él y su pareja han creado esta petición en Change.org.

Éste es el mensaje que esta plataforma ha lanzado:

"No me voy a poder ni morir tranquilo".

Eduardo está muy enfermo. Hace meses empezó a oír en la televisión que el dinero de las preferentes peligraba. Pensaba que no le afectaría. Él no sabía que lo que su banco de confianza, el BBVA, le recomendó comprar hace años eran participaciones preferentes de REPSOL y de EROSKI. Casi 150.000 euros. Los ahorros de una vida. BBVA dice que ahora ese dinero de Eduardo está “congelado”. Su vida y la de su pareja, Julia, también. Por eso han creado una petición en Change.org.

Eduardo está ingresado en el Gómez Ulla, con un cáncer de hígado con varias complicaciones. No sabe si puede ser tratado o trasplantado. Ni puede saberlo. Porque la familia de Eduardo no puede disponer de sus ahorros para pagar las pruebas urgentes que digan si puede ser receptor. “Nos dicen que recuperará un 20% del dinero pronto. Y que nos pueden ofrecer un crédito. Eduardo está destrozado. Y no tiene tiempo”.

A Julia le parece indignante que el banco en el que Eduardo ha confiado toda la vida le esté ofreciendo a la familia negociar un crédito para afrontar las pruebas en estos momentos de vital necesidad.

Si la ciudadanía conoce cómo BBVA está respondiendo a la dramática situación de uno de sus clientes de toda la vida, no podrá dejar de atender a Eduardo.
“Queremos saber si puede salvar su vida. Y si no fuera así, que le den garantías de que ese dinero volverá. Sólo morirá tranquilo si sabe que deja sus ahorros a su familia”.

Tú puedes ayudarle con tu firma virtual. Para ello, entra aquí:

jueves, 19 de abril de 2012

Cosas raras (2ª entrega)

Después de un tiempo, volvemos con una nueva entrega de Cosas raras
que me han ocurrido con la gente que, por ignorancia, desconoce laceguera.

1. Mi novio es también invidente. El primer fin de semana que vino a mi ciudad a verme, una de las noches fuimos a cenar a un restaurante de esos que tienen música en vivo. Como aquello estaba un poco apartado, cogimos un taxi para volver al hotel donde nos estábamos quedando. El trayecto en taxi fue de lo más normal, hasta que, cuando llegamos a nuestro destino, al taxista no se le ocurre decir otra cosa que: “Ahí tienen ustedes la luz...”. Nosotros, tranquilamente, le dijimos: “Pues no sé para qué la queremos, porque para lo que vamos a ver...”. El pobre se quedó sin saber qué decir. Es que nosotros dos también somos un poquito malos (jajajaja).

2. Precisamente ayer me ocurrió la última “cosa rara”. Al lado de la parada del bus en la que me bajo para ir a mi casa, hay un taller de coches. Yo vivo al otro lado de la calle, llegando al final. Siempre que me ven, los chicos del taller salen y me acompañan, pues aunque yo conozco el camino, una ayuda nunca viene mal. Pues bien, ayer sale uno de ellos , que por lo visto tenía que ir a algún sitio en coche, por lo que me dijo que subiera para llevarme. Cuando abro la puerta, va y me suelta: “¿Tú te has subido alguna vez en un coche, verdad? ¿Sabes cómo va esto?”. Y le digo yo: “Claro, ¡por supuesto”. Pero por dentro pensaba: “Pero tío, ¿te crees que no vivo en este mundo, que soy de otra galaxia?”. Hay que ver lo que es capaz de hacer la ignorancia humana...

3. Y esta última, para que veáis a dónde llega la imaginación de la gente respecto a la manera en que vivimos y hacemos las cosas. Hace unos días, una mujer que iba por la calle se enganchó a mí y me acompañó desde la universidad a la parada del bus. Al no conocerla de nada, por si acaso, yo iba con un brazo agarrándome a ella y, con el otro, manejando mi bastón, por lo que pudiera ocurrir. El bastón lleva una especie de bola en la parte de abajo, que viene a hacer función de rueda, para poder llevarlo mejor por el suelo. En un momento dado, ella medice: “Bueno, la puntita del bastón tiene un sensor por el que se te informa si vienen coches, delante de qué sitio estás y todo eso, ¿verdad?” “No señora –le digo yo-, todavía los bastones no son tan sofisticados. La puntita del bastón sólo sirve para que se deslice mejor por el suelo. A nosotros no nos queda otra que aprendernos las calles”. Se quedó flipando en colores, pero lo cierto es que ha inventado un nuevo modelo de bastón para ciegos. Con un sensor en la puntita, como dice ella, y unos cascos, y a través de no sé qué sistema de programación una voz te diga: viene el bus, o estás en este o en otro sitio. ¡Sería la caña, la verdad!

Venga, luego nos vemos.

viernes, 2 de marzo de 2012

No habrá luz en nuestros ojos, pero te vemos...

Ayer fui a entrevistar a una persona para la realización de un reportaje periodístico. Como somos amigos de hace años, después de la entrevista nos pusimos a hablar. Y esta fue parte de la conversación que mantuvimos:
-¿Cómo estás? ¿Y tu madre?
-Pues muy bien, currando... ¿tu familia qué tal?
-Bien, gracias [...]. ¿Y a Fulanito hace mucho que no lo ves? ¡Ups... perdona!
-¿Perdona por qué? ¡Si no tengo nada que perdonarte hombre!

Soy capaz de tener este tipo de conversaciones almenos un par de veces al día, sea en la calle, en el bus, etc. Y en el mejor de los casos un par de veces a la semana (léase con un toque de ironía). Y es que ocurre que en muchas ocasiones, sólo por simple desconocimiento, la gente tiende a evitar, cuando se dirige a nosotros, la palabra “ver”.”. Lo hacen porque creen que esa palabra a un ciego le puede hacer daño. Y no, querido lector, nada más lejos de la realidad. Cuando te dirijas a un ciego, te agradecerá enormemente que le trates con naturalidad. No evites utilizar ninguna palabra cuando hables con él o ella, porque puedes dar la impresión de que no le tratas como a alguien normal, y refleja cierta inseguridad por tu parte a la hora de tratarle.

Te contaré, como anécdota habitual, que no debes extrañarte si vas por la calle y oyes a un grupo de ciegos con la conversación del tipo:
-¿Dónde te has metido? No te he visto el pelo últimamente.
-Ya, si he estado bastante liado/a. ¿Y a Fulanito lo has visto?
-Lo vi ayer por la calle, se iba ya a su casa.

Y como esa, muchas más. Así que no te asustes.

Nosotros vemos, claro que vemos, por supuesto a nuestra manera. Si nos encontramos en la calle y estiramos la mano, somos capaces de ver el sol. Si abrimos nuestros oídos, y de alguna manera también nuestro olfato, podemos ver el mar. Podemos verte a ti, escuchando tu voz, tocándote, dándote un abrazo. Ni siquiera necesitamos verte con los ojos para cogerte la mano y decirte en un momento dado: “te quiero, amigo”.

Y ahora me voy a ver la tele, a ver si dan algo bueno esta noche.

Pues eso. ¡Que nos vemos pronto!

domingo, 15 de enero de 2012

Un ascensor para José Luis

La mayoría de las personas conocemos la sensación que se experimenta con el hecho de salir a una terracita a tomar un café, respirando el aire de la ciudad y disfrutando de ver a los viandantes pasear, y ya del propio ambiente. Pero personas como José Luis hace tiempo que no saben lo que es eso. Concretamente, él no lo sabe desde hace ya diez años.

José Luis Ruiz Dangla, un alicantino de 53 años, fue operado hace diez de un tumor cerebral que le privó de la sensibilidad en un 85 por ciento de su cuerpo, lo que ha hecho que desde entonces y hasta día de hoy esté postrado en una silla de ruedas.

Lo peor del asunto es que no puede salir de su propia casa, haciéndolo sólo para sus visitas al hospital. ¿Y por qué? Pues porque su vivienda, un cuarto piso de un bloque situado en el Pasaje del Albaicín de Alicante, carece de un ascensor por el cual José Luis pueda bajar a la calle. Sus vecinos, un total de 19 familias de clase media, se niegan a aportar la cantidad correspondiente (unos 3.000 euros) para que el elevador sea una realidad.

Por eso, José Luis necesita tu ayuda. Aquí abajo te dejo un link que han abierto un grupo de personas allegadas a él, en el que se amplía la información y aparece la forma de contactar con él y las cuentas a través de las cuales puedes hacer tu donación. Seguro que te estaría eternamente agradecido.

http://www.radio-crip.net/t271-ayuda-para-deusto-jose-luis#488

viernes, 25 de noviembre de 2011

El CERMI exige que se tomen medidas urgentes para erradicar la violencia contra mujeres y niñas con discapacidad

Comparto con vosotros la nota de prensa que ha emitido hoy el Comité Español de Representantes de personas con Discapacidad (CERMI) con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

El CERMI exige medidas “urgentes y coordinadas” que erradiquen la violencia contra las mujeres y niñas con discapacidad

• El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) alerta sobre la situación de violencia que diariamente sufren las mujeres y niñas con discapacidad.

• “Las mujeres y niñas con discapacidad son víctimas de la discriminación múltiple y, por lo tanto, están más expuestas a la violencia de género, al abuso sexual, al abandono, al maltrato y a la explotación”, señala.


(Bilbao, 25 de noviembre de 2011).- En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) alerta sobre la situación de violencia que diariamente sufren las mujeres y niñas con discapacidad.

En este sentido, exige medidas “urgentes y coordinadas” que erradiquen la violencia contra las mujeres y niñas con discapacidad en todo el mundo, y aborden las causas y el impacto de la violencia, con el objetivo de lograr la “plena” participación en igualdad de condiciones de las mujeres y niñas con discapacidad en todos los ámbitos de la sociedad.

“Las mujeres y niñas con discapacidad son víctimas de la discriminación múltiple y, por lo tanto, están más expuestas a la violencia de género, al abuso sexual, al abandono, al maltrato y a la explotación”, señala.

Según el CERMI, “son víctimas de la violencia tanto en el seno del hogar como fuera de él”, ya que, según explica, existen prácticas consentidas por los Estados, que permiten y, a veces, están dirigidas a las mujeres y niñas con discapacidad, como son la esterilización forzada, el aborto coercitivo, los métodos anticonceptivos obligatorios y otros tratos involuntarios como la institucionalización”.

Estas prácticas, continúa, son consideradas por el antiguo Relator Especial de Naciones Unidas en materia de tortura y los órganos creados en virtud de los tratados de la ONU como “formas de tortura o trato crueles, inhumanos y degradantes”.

“Las reparaciones y el acceso a la justicia quedan a menudo fuera del alcance de las mujeres y niñas con discapacidad, al igual que la participación en programas para prevenir la violencia y programas de protección”, indica el CERMI.

El Comité recuerda que la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas (CDPD) prohíbe cualquier forma de violencia, explotación y abuso contra las mujeres y niñas con discapacidad.

Así, el Cermi exige que se revisen todos los programas y estrategias dirigidos a la eliminación y el abordaje de la violencia contra las mujeres y niñas, a fin de asegurar que incluyen a las mujeres y niñas con discapacidad.

Asimismo, pide a los Estados que adopten medidas específicas que garanticen que las mujeres y niñas con discapacidad tengan acceso a la justicia y puedan ejercer su derecho a la reparación en igualdad de condiciones con las demás personas.

Por último, el Cermi recuerda la “necesidad” de disponer de datos desagregados por sexo, edad, región y discapacidad, para así conocer con “mayor precisión” la situación actual en relación con la violencia contra las mujeres y niñas con discapacidad, que permitan formular respuestas y estrategias “más contundentes”, dirigidas a prevenir y erradicar la violencia contra la mujer.

En este sentido, el CERMI recuerda que los Estados deben adoptar medidas activas para erradicar la violencia sufrida por las mujeres y niñas con discapacidad.

El CERMI es la plataforma de representación y encuentro de las personas con discapacidad que aglutina a casi 5.000 asociaciones y entidades, que representan en su conjunto a los cerca de cuatro millones de personas con discapacidad que hay en España. Su objetivo es conseguir el reconocimiento de los derechos y la plena ciudadanía en igualdad de oportunidades de este colectivo.